Viviendas de los Olmecas

0
766

La arquitectura Olmeca es una construcción de tradiciones con múltiples técnicas culturales indígenas en partes de México y América Central antes de la conquista española del siglo XVI.

La idea de edificar pirámides y viviendas del templo parece haberse arraigado desde el principio. El centro de la cultura Olmeca, La venta. Desde el año 800 a.C hasta mediados del 400 a.C fue la principal base de construcción.

 

Construcción de las viviendas Olmecas

Las viviendas Olmecas eran sumamente sencillas de edificar: constituían un edificio principalmente hecho de tierra y poseía una especie de postes, que servían de área para refugio y otras actividades típicas.

La mayoría de la gente habitaba en pueblos pequeños. Las casas con un concepto único tenían una sala de estar, algo parecido a un garaje o cueva. También había un hoyo para almacenar alimentos secos.

Probablemente también tenían jardines en los que los Olmecas cultivaban hierbas medicinales y pequeños cultivos, como los girasoles.

 

Primeras estructuras Olmecas

 

San Lorenzo y La Venta, son ciudades que han sido investigadas extensamente por los arqueólogos, fueron centros impresionantes para la política, la religión y la cultura, pero gran parte de ellos no habitaban en ellas.

Los olmecas menos beneficiados habitaban en diversos grupos o pequeños pueblos de viviendas muy simples.

 

Principales  materiales  de las Viviendas Olmecas:

 

Las casas  estaban hechas de troncos, piedra pesada y arcilla. A los olmecas les gustaba construir viviendas cerca de las llanuras aluviales, así diseñaron sus comunidades en pequeños montículos o plataformas.

Otros olmecas tenían viviendas en pequeños pueblos o pequeños barrios, mientras que había otros privilegiados que habitaban cerca de grandes estructuras imponentes.

Casas de prestigio Olmecas

 

Las pirámides mesoamericanas eran generalmente montículos de tierra enfrentados con piedra. Estaban coronados por una plataforma o templo al que solo se le permitía acercarse a miembros privilegiados de la comunidad.

Solo ciertos Olmecas tenían permitido construir sus viviendas cerca de estas estructuras imponentes, era más bien un símbolo de superioridad hacia otros que no poseían privilegios sociales.

Los más conocidos incluyen la Pirámide del Sol (que rivaliza con la Gran Pirámide de Khufu en Al-Jīzah) y la Pirámide de la Luna en Teotihuacán, el Castillo en Chichén Itzá.

Los centros ceremoniales en las tierras bajas Olmecas proliferaron, al igual que las estelas y los monumentos inscritos y fechados. Una característica común en estos estilos es un templo ceremonial muy importante para los Olmecas.

 

 

Los Montículos en las viviendas Olmecas

 

En la plaza central de la ciudad de San Lorenzo, existía una pirámide de tierra imponente. Los antropólogos, descubrieron un patrón que se dirigía al Norte de la ciudad señalando una estructura apodada como el Complejo A.

En la superficie, este complejo poseía tres mosaicos rectangulares, cada uno de aproximadamente 4,5 por 6 metros. Los cuales se cree que fueron las bases de las viviendas de sacerdotes o príncipes durante la época Olmeca.

Justo debajo de la plaza central había ofrendas y otros objetos enterrados de los Olmecas, como el jade, los espejos pulidos hechos de mineral de hierro y los grandes bloques serpentinos tallados en piedra.

Esto hace referencia a que los Olmecas de altos estratos, les atribuían un distintivo a sus casas  ocultando sus bienes materiales más preciados en una especie de almacén o banco subterráneo.