Artesanía Otomí

0
2642
Artesanía Otomí
Artesanía Otomí

A cargo de las mujeres otomíes se hayan las diferentes disciplinas artesanales del pueblo, son especialmente diestros en el arte de hacer diseños elaborados en sus creaciones.

La artesanía es la actividad económica secundaria del pueblo, pero es la que mayores ingresos produce. Los fines de semana, en los municipios más turísticos de México, los indígenas llevan a las plazas sus elaboradas piezas para venderlas a los visitantes.

Objetos hechos de palma:

Las cestas de palma de los Otomíes son vendidas en los pueblos, son bastante prácticas y ornamentales. Aquellos que las compran se llevan a casa un objeto que puede tardarse hasta un mes en manufacturarse.

Artesanía Otomí
ARTES OTOMÍ
Artesanía Otomí

Los sombreros que utilizan las mujeres también están hechos de este material. Los bolsos hechos de paja de trigo son también comunes dentro de los mercados.

Las sillas de tule son resistentes y cómodas, los otomíes del municipio de Acambay se especializan en realizar todos estos objetos.

Alfarería:

El trabajo de la arcilla también es practicado por indígenas otomíes. Se trata de jarrones, vasijas y utensilios de cocina que los indígenas pueden utilizar o vender. Se pueden usar para almacenar agua y se dice que pueden conservar alimentos perecederos a corto plazo.

Los jarrones se pintan con diseños bastante elaborados y complejos, son visualmente muy llamativos además de ser bastante prácticos.

Artículos de piedra: como los molcajetes y matetes que fabrican en el municipio Acambay sirven para moler especias o alimentos, también existen otros artículos hechos de este material.

Textiles:

Por último, los otomíes son diestros en el arte de tejer telas, a partir de lana u otros materiales. Los vestidos fabricados en telares con diseños llamativos son de los artículos más vendidos en los mercados.

Es así porque las mujeres otomíes realmente se esmeran en la fabricación de prendas de vestir.

La vestimenta típica de por sí lleva diseños geométricos intrincados, arreglos florales o motivos animales que llaman la atención de cualquiera que los vea.

También pueden encontrarse servilletas tejidas las cuales se fabrican en el  municipio Xonacatlán. Los manteles tejidos son bastante comunes en estos mercados, y se venden bien entre los turistas que visitan el lugar.

Promoción de la artesanía indígena por parte del gobierno mexicano:

Desde los años 70’s una campaña de promoción de las culturas autóctonas del país azteca ha apostado por apoyar a los indígenas en sus labores artesanales. Con la finalidad de aumentar el turismo.

Es necesario destacar que a partir de dicha década, los otomíes han tenido un mayor éxito en sus ventas en los mercados, pero aun así; hoy en día es difícil vender las artesanías más raras.

Es por ello que los otomíes se empeñan en abrir temprano y cerrar tarde, para exponer sus creaciones a la mayor cantidad de personas posibles.

Rasgos generales de la artesanía otomí:

La artesanía de los pueblos indígenas mexicanos ciertamente posee características en común, esto se debe a la proximidad geográfica que han tenido a lo largo de su historia, y a la interacción comercial del pasado remoto.

Los otomíes tienen un estilo similar a las otras etnias de la región, y destacan principalmente en la complejidad de sus diseños.

Artesanía Otomí
Artesanía Otomí
Muñecas de Trapo

Es impresionante el esfuerzo que ponen en realizar estos motivos, los grabados geométricos tienen como característica principal la simetría. En todos sus objetos ornamentales se pueden encontrar estos intrincados patrones.

La elaboración de muñecas de trapo también es característica del pueblo otomí, son juguetes que se les dan como regalo a los niños. Los coleccionistas y los turistas son quienes principalmente compran estos objetos.

Por eso es necesario seguir fomentando las culturas autóctonas de América.