Leyendas Culturales de los Huicholes

0
1001
Religión de los huicholes

La relación del pueblo de los huicholes con el venado es muy profunda y antigua. Para ellos el venado es fuente de prosperidad, todo el significado que los huicholes tienen de este se comprende al conocer su leyenda sobre el venado azul.

De esta mitología emerge su adoración por el peyote y su agradecimiento a este generoso ciervo, cuyo espíritu salvó a este pueblo a través de esta planta sagrada.

  • Esta leyenda cuenta que hace mucho tiempo, en la Sierra Huichol, la gente se encontraba enferma, sin comida ni agua; no había llovido en bastante tiempo y todas las tierras se encontraban bastante secas.

Después de llegar a un acuerdo decidieron enviar a cuatro jóvenes de cacería, con la tarea de encontrar alimentos y llevarlos a la comunidad para compartirlos sin importar lo mucho o poco que obtuvieran cazando.

Cada uno de estos jóvenes representaba a un elemento:

Leyendas Culturales de los Huicholes
  • Fuego
  • Agua
  • Aire y tierra

A la mañana siguiente los jóvenes comenzaron su rumbo, cargando cada uno su arco y flechas.

Caminaron durante varios días hasta que una tarde un venado grande y gordo salió desde detrás de unos arbustos, en este momento los jóvenes olvidaron todo cansancio y hambre que sentían para perseguir y poder cazar al venado.

 

El venado miró a los jóvenes y sintió compasión por ellos así que los dejó descansar una noche para que al día siguiente continuara la persecución. Pasaron muchas semanas antes de que llegaran a Wirikuta (en el desierto de San Luis, camino sagrado de los huicholes).

Cuando los jóvenes se encontrabas en el camino de la colina, cerca del cerro de las Narices, vieron al venado saltar en dirección al lugar donde habita el espíritu de la tierra. Los jóvenes a pesar de jurar haberlo visto en ir a esa dirección no tuvieron éxito para encontrarlo.

De repente uno de los jóvenes disparó una flecha que cayó donde de la figura de un venado, la cual estaba formada por las plantas de peyote que se encontraban en la tierra, estas con el sol brillaban como lo hacen las esmeraldas.

Los jóvenes a pesar de encontrarse confundidos por lo que recién había sucedido, decidieron cortar las plantas que formaban la figura del Marratutuyari (el venado) para llevarlas al pueblo.

Después de caminar varios días hasta la montaña donde se encontraban los huicholes esperando que llegaran, les contaron su experiencia a los ancianos y después de esto comenzaron a repartir el peyote entre la población.

El efecto del peyote hizo que todos en la comunidad no sintieran más hambre ni sed. Desde entonces los huicholes adoran al peyote que al mismo tiempo es venado y maíz, su espíritu guía.

Cada año desde entonces continúan peregrinando y manteniendo la ruta viva desde la sierra Huichola hasta Wirikuta, para pedirle a Dios lluvia, comida y salud para su pueblo.

 

Otra leyenda bastante conocida entre los huicholes es la del maíz

 

  • Se dice que hace mucho tiempo no se conocía el fuego, así que los hombres debían comer sus alimentos crudos pero los huicholes estaban cansados de comer cosas que no les gustaba, querían algo que pudieran comer todos los días de maneras diferentes.
Leyendas Culturales de los Huicholes

Un día un joven huichol oyó hablar del maíz y de todas las cosas que se podían preparar con este, pero el maíz se encontraba muy lejos de su pueblo. Eso no lo desalentó y se puso en marcha.

Al poco tiempo de comenzar su camino se percató de una hilera de hormigas que claramente eran las guardianas del maíz entonces las siguió, en un momento dado el joven cayó dormido y al despertar se dio cuenta que esas hormigas habían comido sus vestimentas, dejándolo solo con su arco y sus flechas.

Sin ropa y hambriento el huichol comenzó a lamentarse hasta que vio un pájaro posarse sobre un árbol próximo a él. El joven apuntó su arco sobre él pero antes de que tirara recibió un regaño de aquel pájaro, el cual le dijo que ella era la madre del maíz.

Ella lo invitó a seguirla hasta su casa para permitirle tomar todo lo que él buscaba. En esa casa de encontraban cinco doncellas, las hijas de la madre del maíz:

  • Mazorca Blanca
  • Mazorca Azul
  • Mazorca Amarilla
  • Mazorca Roja y Mazorca Negra

El joven quedó encantad con mazorca azul por su belleza y dulzura, contrajeron nupcias y volvieron a la villa Huichol. Como aún no tenían lugar donde vivir durmieron un tiempo en un lugar dedicado a los dioses.

Después, como por encantamiento, la casa de los recién casados se llenaba cada día de espigas que la decoraban como flores. Las personas de muchos lugares se acercaban a este lugar porque la mazorca azul les ofrecía espigas a manos llenas.

Los ancianos cuentan que mazorca azul después de haber enseñado todo lo que ella sabía se molió ella misma y es de esta forma que los hombres conocieron el excelente atole, una bebida caliente que se prepara con granos de maíz.

Si deseas seguir conociendo mas a los Huicholes puedes pasarte por el blog de los Huicholes