Costumbres y tradiciones de los Bizantinos

0
43
Costumbres y tradiciones de los Bizantinos
Costumbres y tradiciones de los Bizantinos

El imperio bizantino se caracterizó por 3 términos principales en su definición, los cuales eran el helenismo (por su continuación a sus tradiciones griegas), el cristianismo (por su influencia religiosa dentro del imperio) y el influjo oriental (el cual se refiere a las influencias orientales y africanas en su cultura).

 

Debido a esto, la cultura bizantina se define como una mezcla entre las influencias romanas y griegas, junto con el cristianismo y las expresiones orientales. Esto a su vez, es lo que determina las costumbres y las tradiciones que tenían los bizantinos en su vida.

 

Bizancio era una ciudad en donde su cultura era muy religiosa, por lo que sus costumbres y tradiciones también lo eran. Estas se vieron afectadas a partir del imperio de Constantino, el cual fue el que introdujo el cristianismo en su reinado.

 

Por lo tanto, los bizantinos se adaptaron a estos cambios, y fue lo que consolidaron las costumbres y tradiciones bizantinas que actualmente se conocen que se practicaban en este entonces.

 

¿Cuáles fueron las costumbres y las tradiciones bizantinas más importantes?

 

Debido a que los bizantinos en la formación de su cultura propia tomaron elementos y extractos de otras culturas preexistentes, se puede decir que su cultura es una mezcla de otras. Sin embargo, esta mezcla generó una cultura completamente diferente.

 

Esto se hace notar en el hecho de que se comparan estas culturas preexistentes con la bizantina, y se evidencia un cambio en estas últimas, en base a las “mejoras” que se le realizaron a las anteriores en su momento.

 

Sin embargo, esto cambios no opacan la estrecha relación que existió entre las culturas preexistentes que generaron la cultura bizantina, con respecto a esta última.

Costumbres y tradiciones de los Bizantinos
Costumbres y tradiciones de los Bizantinos

La alimentación bizantina

 

Mientras que los romanos acostumbraban a comer sus alimentos tumbados, los bizantinos comían en un diván semicircular. Este diván se conocía con el nombre de “stibadium”, el cual se cubría con un mantel bordado.

 

Su dieta consistía en realizar 3 comidas diarias, las cuales eran el desayuno matinal (progeuma), el almuerzo al mediodía (geuma), y la cena (deipnon).

 

Algo que también se debe destacar de los bizantinos, es que ellos fueron los que inventaron el tenedor, ya que antes de ellos, las personas estaban acostumbradas a comer con las manos la comida, en vez de llevársela a la boca con un instrumento como este último.

Costumbres y tradiciones de los Bizantinos
Costumbres y tradiciones de los Bizantinos

La vestimenta bizantina

 

La vestimenta bizantina al igual que el resto de las culturas, se diferencian para ambos géneros:

 

La vestimenta femenina: Las mujeres al momento de vestir tenían que cumplir 2 condiciones, las cuales eran ocultar su silueta y utilizar varias capas.

 

Al desglosar o especificar la vestimenta femenina, se pueden indicar ciertos parámetros. Como primera instancia, la mujer debía usar una prenda interior ajustada y que llegará hasta los tobillos.

 

Después de esto, se le colocaba una prenda de vestido tipo túnica, el cual era más corto, y dejaba ver la primera prenda. Este vestido podía ir ajustado o ceñido a la altura de la cintura de la mujer, o también por encima de ella. En la mayoría de los casos, las mujeres usaban estolas romanas como vestimenta principal.

 

La vestimenta masculina: Al igual que en el caso de la vestimenta femenina, los hombres debían usar capas en su vestuario. Estas capas se debían disponer de forma que ocultaran la forma o silueta del cuerpo, al igual que en las mujeres.

 

Como en el otro caso, los hombres debían usar una ropa interior ajustada o ceñida, el cual era normalmente una túnica blanca, manga larga, y que podía llegar hasta las rodillas o los tobillos.

 

Luego de esto, se disponía una dalmática encima, la cual era una túnica con mangas largas y anchas. Esta túnica en muchos casos sustituye a la primera túnica anteriormente mencionada.

 

La música bizantina

 

La música bizantina se encontraba muy emparentada con el término de “canto gregoriano”, el cual es definido como una monodia vocal, sin el acompañamiento de un instrumento. Sin embargo, el idioma al que siempre anteponía la iglesia o la religión era el griego antiguo.

 

Los bizantinos acostumbraban a realizar sus cantos por medio de un tono grave y mantenido, el cual es llamado “ison”.

 

La danza bizantina

 

En la cultura de Bizancio, la danza oficial o principal que se practicaba como tradición en esta ciudad era llamado “Hasapiko”, el cual era parte del folklore bizantino.

 

Esta danza es marcada como la asociación que ocurrió entre los carniceros griegos, la cual fue adoptada por los militares bizantinos durante la Edad Media. En esta danza se representaba una pantomima de batallas con espadas.

 

Como un pequeño dato curioso, se puede resaltar que esta danza (al igual que muchas formas de expresión bizantina) se convirtió en una inspiración para los tiempos posteriores a la Edad Media. Por esto mismo, esta danza se mantuvo como una expresión muy popular en la famosa Constantinopla.

 

Además de esto, también fue muy popular en la Asia Menor Occidental y en algunas islas no tan relacionadas con estas partes relacionadas. Entre los tiempos estimados para los que se pudo haber mantenido esta danza, se figuran fechas hasta del siglo XX.

 

La economía bizantina

 

La economía que se desarrolló en Bizancio se denota principalmente por la agricultura, la cual era sin dudas el mejor modo de desarrollo de ese entonces, y la más popular opción entre todas.

 

Entre las diversas costumbres y tradiciones se destaca la economía, no tanto por el modo de producción en sí, sino lo que esto desencadenaba al costumbrismo bizantino como tal.

 

En otras palabras, la agricultura en Bizancio contribuyó de cierta forma al progreso colectivo y social entre sus ciudadanos. Los agricultores bizantinos acostumbraban a contribuir una importante cantidad de sus recursos al mejoramiento de la ciudad y a su imperio.

 

Por esto mismo, abundaban grandes propiedades y latifundios en todo Bizancio, en donde trabajan tanto colonos como esclavos. Sus dueños desempeñaban altos cargos en la administración y en el ejército de la ciudad, lo que reafirma el hecho de que ser un agricultor era una de las mejores opciones de progreso.